A menudo llegan a alguna residencia para mascotas en Trapagaran perros con problemas de comportamiento. Principalmente se trata de muestras de desconfianza, agresividad o miedo, a veces ante personas desconocidas, pero, sobre todo, ante sus congéneres. En ocasiones pueden resultar peligrosos. Y es que nuestras mascotas aprenden a relacionarse con los demás desde su más tierna infancia, y muchas veces pasan estas rodeadas de humanos, pero no de otros cánidos. Esto es lo que en una mayoría de casos termina provocando lo que conocemos como problemas de socialización en el perro.

Enseñar a socializar a un animal adulto es considerablemente más complicado que en el caso de los cachorros, pero si lo consigues mejorarás tanto su calidad de vida como la tuya. Podrás pasear con él de manera mucho más relajada, sin tener que temer la posibilidad de encontrarte con otro can y el consecuente espectáculo de ladridos y tirones que lo acompaña.

Si te encuentras en esta situación, en cualquier residencia para mascotas en Trapagaran te recomendarán que trates de ayudar a tu compañero: para ello tu principal herramienta será la paciencia. Acostúmbrale a la presencia de otros perros en las cercanías y, cuando lo consiga, premia siempre su estado de calma ante animales desconocidos. Bajo ningún concepto le fuerces a acercarse a su fuente de inseguridad si observas que eso le pone más nervioso. Tendrás que ir a su ritmo, no al tuyo. En casos particularmente problemáticos, siempre te quedará la posibilidad de acudir a un experto en adiestramiento canino; recuerda que un perro calmado es también un perro feliz y sin miedos.

Desde Villa Halcón queremos animarte a actuar en favor de tu mascota. Infórmate, actúa y, si lo crees necesario, busca ayuda profesional. Seguro que tu compañero lo agradecerá. ¡Todo es poco para nuestros amigos peludos!